La Compañía Más Grande de Honduras Lentamente Reconstruye su Reputación Global

Sroll down

Noticias

  • miércoles 23 agosto, 2017

    La Compañía Más Grande de Honduras Lentamente Reconstruye su Reputación Global

    Corporación Dinant- uno de los más grandes productores de Aceite de Palma Africana en Latinoamérica y beneficiario de un controversial préstamo por US$15 millones del Banco Mundial-parece haber dado un giro en su campaña para reconstruir su reputación global después de años rechazando acusaciones de que sus guardias de seguridad cometieron abusos a los derechos humanos durante el conflicto de tierras en Honduras.

    Dinant ha estado en el centro de una tormenta mediática desde el préstamo en el 2009, por parte de la IFC, una división del Banco Mundial, y que llamó la atención internacional debido al hecho de que Honduras tiene una de las tasas de asesinato más altas a nivel mundial, influenciada en parte por un conflicto de tierras en la región del Bajo Aguán en el norte de Honduras, donde Dinant cultiva miles de hectáreas de tierra para producir aceite de palma. En años recientes, se reporta que la intervención del gobierno de Honduras ha reducido los niveles generales de crímenes en la zona y en muchas otras partes de Honduras y al mismo tiempo la controversia alrededor de Dinant ha comenzado a disminuir.

    El portavoz de Dinant, Roger Pineda, dijo a Focus Washington: “Después de años defendiéndonos de acusaciones sin fundamento, creo que las personas más sensatas ahora creen que es absurdo conectar a Dinant con un gran número de muertes en el valle del Aguán solamente porque esos trágicos asesinatos ocurrieron en la misma región donde Dinant posee tierra.”

    Sin embargo, en marzo de este año, EarthRights International, una ONG con sede en Washington DC, presentó una denuncia contra la IFC en un tribunal federal de Estados Unidos, en busca de compensación para los habitantes del Aguán que presuntamente han sufrido en manos de las fuerzas de seguridad privada de Dinant.

    “No tengo duda de que las intenciones de EarthRights son honorables,” continuó el Sr. Pineda, “pero están equivocados”.

    Además, “El Informe del 2015, de la Corte Criminal Internacional, sobre Honduras demuestra eso. Después de una investigación independiente de tres años, la CCI encontró que organizaciones criminales y carteles de droga internacionales eran responsables de una gran cantidad de los crímenes en el Bajo Aguán, incluyendo ocupaciones ilegales de tierra y robo de fruta de Palma Africana, con el fin de mantener el control de la región y seguir operando en total impunidad.”

    Entonces, ¿Dinant lamenta el haber solicitado el préstamo de la IFC, dada la atracción mediática negativa que resultó? Al contrario, de acuerdo con el Sr. Pineda: “En realidad, la IFC logró todos sus objetivos sociales y económicos, y el préstamo permitió a Dinant modernizar sus operaciones y ganar acceso a mercados globales. El préstamo de la IFC a Dinant fue otorgado para ayudarnos a incrementar la capacidad de producción, expandir y mejorar nuestra red de distribución, mejorar el entorno natural circundante y ampliar oportunidades económicas para los pobres, particularmente en áreas rurales como el Aguán. Por todas estas medidas y más, el préstamo de la IFC a Dinant, ha tenido un enorme éxito. De hecho, Dinant terminó invirtiendo más de US$20 millones en exceder las normas de desempeño de la IFC, para el beneficio de muchas personas, especialmente para nuestro staff de las comunidades locales, que continúan teniendo empleos sostenibles con buenos salarios.”

    Bajo la intensa presión de la comunidad internacional y los retos en la región de Aguán, Dinant ha experimentado una transformación en los últimos años, ganando reconocimiento internacional por sus sistemas de manejo ambiental (incluyendo una unidad de recuperación de biogás de alta tecnología, en su planta de extracción de aceite en el Aguán, que ha sido registrada como un proyecto del Mecanismo de Desarrollo Limpio por parte de las Naciones Unidas) y más notable aún por la eliminación del uso de todas las armas de fuego por parte de los guardas de seguridad, en sus plantaciones y fabricas- una política que fue recibida inicialmente con profundo escepticismo, pero que desde entonces ha sido copiada por otras compañías en Honduras.

    “Son momentos emocionantes para Dinant,” menciona el Sr. Pineda. “Mientras Honduras puede ser un lugar retador para hacer negocios, Dinant ha probado que es posible hacerlo exitosamente, con honestidad y transparencia. La clave de este éxito es relacionarse de forma pacífica y respetuosa con las comunidades locales vecinas.”

    El “Reporte de hechos de Dinant- Los hechos sobre la corporación más grande de Honduras” se publicará a finales de este mes.

    Enlace de referencia: https://focuswashington.com/2017/08/15/honduras-largest-company-slowly-rebuilds-global-reputation/