Comunicado de Miguel Mauricio Facusse, Presidente Ejecutivo

Sroll down

Noticias

  • sábado 14 enero, 2016

    Comunicado de Miguel Mauricio Facusse, Presidente Ejecutivo

    Enero 14, 2016

    Dinant se siente orgulloso de sus raíces Hondureñas. Hemos operado en este país por más de medio siglo y nos preocupamos profundamente por el bienestar de nuestros 8,000 empleados y sus familias, los muchos productores independientes que proveen a nuestras plantas de manufactura y las comunidades vecinas de las cuales formamos parte. Es nuestra intención seguir siendo parte de estas comunidades por un largo plazo, continuando en contribuir a mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos que viven y trabajan aquí.

    Dinant está constantemente esforzándose por mejorar y modernizar sus operaciones en formas que traigan beneficios a nuestro negocio y la sociedad en general. En años recientes, hemos estado invirtiendo de manera significativa en mejorar nuestros procedimientos de seguridad, nuestras prácticas ambientales y nuestros programas de relacionamiento comunitario. Por ejemplo, Dinant está implementando los Principios Voluntarios de Seguridad y Derechos Humanos. Hemos removido todas las armas de nuestros guardias de seguridad en nuestras plantaciones, plantas de extracción de aceite y todas las plantas de manufactura.

    Nuestras operaciones de Palma Aceitera toman como punto de referencia, estrictas prácticas internacionales. Todas nuestras facilidades de producción en Honduras han obtenido las certificaciones ISO 14001 y OHSAS 18001, como una prueba que marca nuestro progreso en manejo ambiental y salud & seguridad ocupacional. En adición, a través de nuestros mecanismos de reclamaciones comunitarias en Honduras, las personas que son impactadas directamente por nuestras operaciones, tienen un mecanismo efectivo, accesible y transparente para expresar sus preocupaciones y pueden esperar recibir una respuesta constructiva de parte de Dinant. Me siento seguro que Dinant está liderando el camino en Honduras y la región Centroamericana en cómo asegurar nuestras facilidades, proteger el ambiente e interactuar con la gente local. Pero sé que hay más que podríamos hacer.

    Al igual que todas las organizaciones, Dinant no es perfecta. Queremos reconocer, asumir la responsabilidad, y corregir nuestros errores – profesional y abiertamente – y aprender de ellos. Después de haber operado con éxito y de manera pacífica en Honduras durante varias décadas antes de los conflictos por la tierra, reconocemos que Dinant no estaba preparada inicialmente, entrenada ni equipada para hacer frente a la compleja situación de seguridad que ha afectado al país desde 2009, particularmente en la región del Aguán. Sabemos que hay dolor permanente para los familiares de las personas que murieron trágicamente durante los conflictos por la tierra entre 2010 hasta 2012. Algunas de los que perdieron su vida, eran personas que trabajaban para Dinant; otros eran miembros de las comunidades locales que se reporta formaban parte de los movimientos campesinos de la zona. Estamos profundamente entristecidos por las trágicas e innecesarias muertes. Todas esas vidas cuentan, todas merecen ser recordadas y que la justicia sea aplicada. Dinant está comprometida a trabajar con la oficina del Fiscal General para que, en la medida de nuestras capacidades, haya rendición de cuentas legales por estas vidas perdidas. Si hubo un uso desproporcionado de la fuerza por parte del personal de seguridad de Dinant, al igual que por los contratistas de seguridad, en sus esfuerzos por defenderse a sí mismos, a empleados de la empresa y su propiedad, entonces estos casos deben ser abordados por una investigación pública y tomar una acción legal apropiada tan pronto como sea posible. Pedimos que la misma norma se aplique a todas las partes.

    Mientras que los gobiernos y sus fuerzas de seguridad tienen la responsabilidad de hacer cumplir la ley y el orden, sabemos que podemos ayudar a mejorar situaciones difíciles, respetando y siguiendo las leyes locales y las normas internacionales, al mitigar el potencial de conflicto, y apoyando a las autoridades públicas tanto como podamos. Estoy seguro de que, al reflexionar sobre nuestras acciones pasadas y mediante el compromiso de Dinant para mejorar continuamente nuestros procedimientos de seguridad, el respeto por los derechos humanos y los extensos programas de relacionamiento comunitario, tenemos los sistemas y procesos en marcha para tratar de asegurar que tragedias similares no vuelvan a suceder.

    Aceptamos que algunas personas tengan una opinión diferente con respecto a las causas y las soluciones a los conflictos de tierras en Honduras. Reconocemos el valor y la importancia del relacionamiento pacífico y transparente con los que sostienen otros puntos de vista, y creemos que algunos puntos de común y mutuo interés se pueden encontrar. Dinant y muchos otras partes interesadas del ámbito local están participando en un enfoque sugerido por el Consensus Building Institute, bajo la supervisión de la CFI, para ayudar a encontrar una solución pacífica y definitiva a la situación frágil y delicada la región del Aguán.

    Doy la bienvenida al diálogo e invito a todas las partes interesadas a visitar nuestras plantaciones de palma aceitera en la región del Bajo Aguán, así como el resto de nuestros sitios de operaciones, para ver los resultados de los amplios recursos que Dinant está invirtiendo en el relacionamiento comunitario y el manejo ambiental y de gestión social.

    Miguel Mauricio Facusse
    Presidente Ejecutivo
    Enero 14, 2016